Sueños privados

Sueños privados

Los días terribles culminan en largos y tortuosos insomnios…
Heme aquí, sentada junto a una cama que bien pudo ser mía. Ahí están mis sueños, duermen a pierna suelta, los escucho y tanto suspiro me hace dudar si en serio eran míos…
?Sueños, yo?
?Pero qué se supone que es eso?
A mí háblenme de pesadillas, de ilusiones a medias que me siguen por mis rincones. \”Tú dijiste, tú juraste, hasta prometiste…\’.
!Ya cállense, estúpidas expectativas! No soy quien creí que sería, no tengo un currículo que de tan fabuloso parece fantasía. Me faltó pasión, me faltó disciplina, me faltó asesinar al alter ego malvado que en días como hoy aún me atemoriza.
No soy lo que pude haber sido. Pero estoy viva (gran cosa).
Nunca concreté mis banales metas…
Mis sueños duermen. Roncan, hablan incoherencias. Me invitan a regresar a mi sueño apacible, al anonimato de oportunidades, a mis entes imaginarios que me han hecho autosuficiente a base de verdades intangibles.
Hoy miré un par de páginas donde el pasado se asoma. No soy yo, la vida siguió, y terminando este texto volverán a importarme un pito los sueños ajenos. Me gustan más mis sueños privados, sean grandiosos o no.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: