Feliz cumpleaños mamá. Gracias por dejarme nacer, por ni haberme dado en adopción, por no ser la mantenida de una persona que pudiera dañarme. Gracias por hacerte cargo de mí, por seguir haciéndote cargo de mi abuela, por acompañar a nuestra perra Cosita en sus últimos minutos de vida.

Feliz cumpleaños mamá. Gracias por dejarme existir, por permitirme crecer

Feliz cumpleaños mamá.

Feliz cumpleaños a la mujer más elegante, esa a la que todo el mundo conoce y quiere. A la mujer que siempre anda en todas partes. Feliz cumpleaños a la abuela más comprometida, a la que trae cientos de regalos. La viajera que gusta de cargar veinte kilos extras para traer juguetes. La que no pierde el ánimo. La que trabaja con ganas y de forma incansable.

A ti:

Gracias por dejarme nacer, por ni haberme dado en adopción, por no ser la mantenida de una persona que pudiera dañarme.

Por hacerte cargo de mí, por seguir haciéndote cargo de mi abuela, por acompañar a nuestra perra Cosita en sus últimos minutos de vida.

Gracias por ser la mejor secretaria del área de Telecomunicaciones, porque haces ejercicio desde que tengo memoria, porque tomas clases de las actividades que te gustan.

Y por preocuparte por mi educación, por no haberme dejado durante horas frente a la tele, por no permitirme jugar en la calle, por señalarme circunstancias y personas peligrosas y por no restregar mis errores cada vez que te fallé.

Gracias por saber perdonar. Feliz cumpleaños mamá.

Gracias por impulsarme a ser alguien, por demostrar que existe otro tipo de vida, por enseñarme a tener aspiraciones. Hoy la “oveja negra de la familia” es una mujer productiva (más o menos, más o menos) de quien se habla, bien o mal. Me enseñaste que un libro vale más que mil juguetes y que “éxito” no es tener dinero sino el que estés orgullosa de lo que hace tu única hija.

Nunca olvides que te quiero y que espero a que muy pronto vengas. Aunque hoy no pueda abrazarte, mis logros son tuyos y mi trabajo es para ti.

Te extraño. Espero que pases un feliz cumpleaños mamá.

 

PD. Ya escanéame otra foto, ¡siempre uso esta!

Deja un comentario