Socavón en Reforma: La Ciudad se hunde bajo el peso de la ineptitud de Ricardo Monreal et al

Socavón en Reforma: CDMX se hunde bajo el peso de la ineptitud

Socavón en Reforma: La Ciudad de México se hunde bajo el peso de la ineptitud

Hoy me encontraba procrastinando, como felizmente hago a diario para ejercitar mis músculos procrastinatorios. Cuando de repente vi que en Twitter estaba como trending topic la palabra #socavón.

¿#socavón? ¿Otra vez???

Si tiene como un mes o menos que se abrió tremendo agujerote en Cuernavaca, Morelos. El famoso “Paso Express” o Exprés, que le costó la vida a dos personas. Sí, ese que fue inaugurado de forma exprés para lucir las grandes y magníficas obras públicas de este sexenio. Porque ya lo dice Enrique Peña Nieto ahora que será su quinto y penúltimo informe de gobierno:

Lo bueno cuenta, y cuenta mucho.

Pues qué bueno, ¿no? Lo bueno cuenta tanto que contamos a dos personas, padre e hijo, que desaparecieron con todo y carro en el socavón original.

La Ciudad de México, no conforme con quedarse atrás en la moda de los socavones, ha decidido hacer su aportación. Hoy le pedí a Héctor que escribiera en su blog la explicación histórica de por qué apareció de la nada tamaño agujerote, ahora conocido como “Socavón en Reforma”, en el cruce de las calles Humboldt, Cristóbal Colón y la lateral de Paseo de la Reforma: La culpa la tienen los españoles. Gachupines, decía mi profesor de Historia, Luis Federico Morales Monjarás. ¿Sí lo puedo mencionar sin que mi esposo el profe de Civismo se ponga celoso??? Oh pues, una que tiene sus fetiches académicos…

El caso es que Ricardo Monreal volvió a ser noticia.

No le bastó con quejarse por la designación al dedazo de Claudia Sheinbaum. Ni con que se especule si dejará a Morena para irse al primer partido político que le llegue al precio. No: Ricardo Monreal necesitaba un agujerote de moda, un socavón en Reforma, justo en la delegación que el señor “gobierna”. La delegación sin agua, la de las macetas gigantes y ridículas, la de edificios viejos y cineastas mexicanos golpeados.

Total que está como pionero el socavón en Morelos, del cual el gobernador Graco Ramírez ya se lavó las manos. ¿Acaso tooooda la culpa es del inepto secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza? Qué más da: el señor es intocable.

Y ahora hay un socavón en Reforma, en pleno corazón de la Ciudad de México. ¿Será el agujerote que acabe de hundir las aspiraciones presidenciales de Andrés Manuel López Obrador? No olvidemos que la CDMX es bastión de izquierda, que lleva años bajo el mandato del Partido de la Revolución Democrática PRD, y que ahora se alista para ser casa de Morena. Alguien se tiene que hacer responsable por los desastres que ocurren en la capital del país…

La verdadera pregunta es: ¿Cuándo tendremos un socavón en nuestras respectivas ciudades?

¿Cuánto cuesta poner uno donde más nos convenga? No me molestaría que apareciera tamaño agujerote en dos o tres oficinas chafas aquí en León Guanajuato, pero la mera verdad es que yo quiero un socavón en mi patio trasero… Yo me encargo de poner los filtros de agua, el cloro y todo lo que haga falta para una bonita piscina veraniega.

No, ya en serio: Veamos ahora en qué entidad federativa surge el nuevo socavón de moda. Uy sí, bien pinches preocupados por los misiles nucleares de Corea del Norte y por el cabrón de Donald Trump con su muro y la salida del Tratado de Libre Comercio (tratado que Carlos Salinas de Gortari prometió que nos haría parte del “primer mundo”)… Pero se les olvida que los mexicanos cavamos nuestra propia tumba. O nuestro propio socavón, para el caso. Diría que México se hunde bajo el peso de la corrupción, pero un sabio filósofo dijo que la corrupción es de orden a veces cultural… Así que más bien: México se hunde bajo el peso de la ineptitud de sus gobernantes. Y de los votantes que los eligieron. Y de las madres que nos parieron a todos.

He dicho.

2 comentarios

Deja un comentario