Cómo encontrar marido por internet sin hacer nada más que escribir un blog

Cómo encontrar marido por internet sin hacer nada más que escribir un blog

Cómo encontrar marido por internet… ¿sin hacer nada más que escribir un blog? ¿Es en serio?

 

Ayer fue mi séptimo aniversario de novios y de vivir en León Guanajuato. Reclama mi primo el chef Omar Montalvo: ¿Por qué celebras eso si ya estás casada? Pues porque… Porque nos gusta celebrar por cualquier motivo. Nos gusta recordar el día en que nos reencontramos luego de trece años sin vernos. Y el día que sin querer queriendo terminé viviendo en provincia. Porque somos unos cursis.

Busqué en mi respaldo sql esa publicación original que hace siete años estaba en este blog: Se llama “Limpieza de otoño”. La escribí el 30 de noviembre de 2007, si mal no recuerdo día del cumpleaños del “bad romance”. Díganme si no es algo curioso, por no decir que muy c*gado: Escribes algo por el cumpleaños de tu intento de novio, y lo lee el que cuatro años después será tu esposo…

Así que aquí les dejo mis tips de cómo encontrar marido por internet:

1) Abran un blog.

2) Escriban mucho en su blog hasta que sea famoso.

3) Si su blog no se hace famoso, por lo menos que tenga buen ranking en Google.

4) Escriban el nombre completo del marido que quieren invocar. Alguien que ya conozcan y que no hayan visto en mucho mucho tiempo.

5) Esperen tres o cuatro años a que su futuro marido googlee solito su propio nombre.

6) Cuando el futuro marido encuentre su nombre en el blog, se sorprenderá tanto que de seguro les escribirá un comentario.

7) Contesten el comentario con correos kilométricos recordando con nostalgia los viejos tiempos… Seguro recibirán respuesta muy pronto.

¡Listo!!!

Si alguien me pregunta cómo encontrar marido por internet, diré que así le hice yo: Utilizando todo mi encanto por escrito, jeje.

Así que nada más siéntense a esperar… ¿Cuántas son las probabilidades de que dos personas que ya se conocen se enamoren de nuevo gracias a internet???

He aquí el texto culpable, mismo que desaparecí de la blogósfera sin querer cuando borré los textos anteriores de este blog. Gracias a quien inventó el respaldo sql, porque hoy lo puedo subir de nuevo:

Cómo encontrar marido por internet.

Que diga:


Limpieza de otoño.

Limpieza de otoño. Hora de tirar a la basura tooodo lo que ya no sirve y de adornar un poco las paredes vacías con impresiones de McMug que ni recordaba, con la letra de la rola Right here, right now (el primer KCT que compré en mi vida fue de Jesus Jones), con mi ángel caído de alas rotas y los pósters del último concierto de Marilyn Manson.

Cómo encontrar marido por internet escribiendo su nombre en tu blog.
Cómo encontrar marido por internet escribiendo su nombre en tu blog.

Entre las cosas extrañas que han surgido hasta el momento, se encuentran:

  • Un montón de cajetillas de Benson Mentolados que coleccionaba no sé pa ‘qué.
  • Copia del certificado de prepa de mi mejor amiga del Simón Bolitas (felicidades por la maestría… chale, ¿qué hacía yo estudiando Ingeniera Electrónica si JAMÁS he tragado Física???).
  • El flyer de la PsyMx Label Party (11 de junio de 2005).
  • Una cabezota de Tiranosaurio de algún aniversario de Burger King (y eso que prefiero los postres de Mc Donalds).
  • Tooodos mis apuntes de cinco semestres del Tec de Monterrey (sólo guardé los cuadernos de Mate de Ernesto Filio, el mejor profesor que tuve), de cuatrimestre y medio en la UVM (saludos a los LASCA con que estudié alguna vez) y me faltan los de mis tres meses del Anglo, ja.

Yo, perdiendo el tiempo tratando de aprender a calcular moles si jamás me aprendí el inchi Número de Avogadro…

Y vaya que sieeempre me aburrí en la escuela, en vez de poner atención en las hitlerianas clases de Beatriz Blanco (la pequeña gritona que rompía mapas y cuadernos en la jeta de las pobres estudiantas), escribía tonterías como ésta en segundo o tercero de secundaria:

“Los tres mosquitos estaban jugando a picar a las niñas, y entonces llegó el trapeador y los mojó a todos y nunca más los volvieron a ver”.

…JAJAJA. Así comenzó mi dizque carrera de escritora: soñando despierta sobre un pupitre rayoneado.

Nostalgia pura, me cae de madres, y eso que aún no comienzo a revisar una caja llena de al menos cincuenta cuadernos entre diarios, “poemas” y demás.

Qué de vueltas da la vida. Gracias a Hi5 descubrí que otra amiga del Simón Bolitas se fue a Argentina “sin despedirse” (como le escribieron en un comentario, ja), que la niña con la que me peleaba yo sola por mi “gran amor de la vida” tiene dos hijos y trabaja en un programa de Televisa, encontré nada menos que a Ana María Olmedo (la chica más desmadrosa de toda la escuela) y otras cuantas sorpresitas…

Neto, qué de vueltas. También encontré un correo electrónico de mi mamá, de alguna época en que no podíamos ni siquiera hablar sin alterarnos. He aquí un fragmento:

“No le eches la culpa al mes de octubre, eso no tiene nada que ver, en lugar de que trates de salir de tu depresión haciendo cosas positivas y productivas, no, te hundes más al estar pensando siempre en las mismas tonterías. No, Jéssica, no le echemos la culpa al mes de los problemas que nosotros mismos nos causamos y de pasadita les fregamos la vida a los demás. Que una depresión te dure uno o dos días, te lo creo, a mí me ha pasado, pero que te dure un mes, no inventes, lo que pasa es que lo agarras de pretexto para hundirte en la tristeza y no haces nada para salir de ese estado.

Ponte a trabajar, a estudiar, sal con tus amigos, vete al cine y verás cómo te olvidas de la depresión, pero si nada más estás echada, pensando en las mismas tonterías, cómo quieres salir de ella, al contrario, te hundes más. Espero que esto te sirva de algo y no sea motivo para deprimirte más. Bye.”

…y luego de nosécuántosmil psicólogos, psiquiatras, Diazepames, Rivotriles, Adepsiques, Plantas de San Juan y demás, he llegado a una conclusión muy pero muy simple: hay que escuchar más a nuestras mamás. Este correo es de hace ocho años, cuando mi única meta en la vida era suicidarme, y resulta que sí: sí se puede sobrevivir a la Distimia, por más que te lo hayan diagnosticado en el Instituto Nacional de LoQueSea.  Recuerdo que mamá pensaba que escribir mis problemas me deprimía más y cuál…

Vaya que las cosas han cambiado. Ya decía yo que por algo nací, a fin de cuentas, aunque haya nacido con el número de la bestia (“niña rara”) grabado en la frente.


Así que no hay brujería:

Ahora saben cómo encontrar marido por internet escribiendo su nombre en tu blog… Así le hice yo… sin querer, jajaj.

Luego les comparto  más publicaciones del respaldo de este sitio.

Deja un comentario