Vamos al circo. Ficción Hispanoamericana. Cuento de Héctor Juárez Lorencilla.

Vamos al circo. Ficción Hispanoamericana – con un cuento de Héctor Juárez Lorencilla

Vamos al circo. Ficción Hispanoamericana.

 

Esta antología de minificciones fue otro regalo de cumpleaños, pues Héctor Juárez Lorencilla (léase: mi esposo y padre de Arancita) participa con un cuento.

Así es: mi esposo le ha estado echando muchas ganas a esto de la escritura, y ya casi me quita la chamba. Es un honor ser su editora y administrar su blog de Educación y Leyes para Todos.

El libro Vamos al circo. Ficción Hispanoamericana es parte de la colección Ficción Express de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP). Seguro que algún día serán minificciones famosas.

El año pasado vi la convocatoria literaria en el blog de la Antología Virtual de Minificción Mexicana. Entonces le pedí a Héctor que preparara algunos textos para ayudarlo a editarlos y corregirlos, y ya que él los enviara.

Y finalmente se quedó su cuento “Pleno espectáculo”, que dice así:

 


Vamos al circo. Ficción Hispanoamericana. Cuento de Héctor Juárez Lorencilla.
Vamos al circo. Ficción Hispanoamericana. Cuento de Héctor Juárez Lorencilla.

PLENO ESPECTÁCULO

Héctor Juárez Lorencilla.

 

─¡Entren! ¡Pasen! En el pabellón conocerán los últimos timos a la humanidad, los más recientes fraudes y engaños a la gente bien, un revés de la verdad, una transacción deshonesta. ¡Pase, señora!, son cuatro boletos a 25 pesos cada uno, más el programa de la función en letras de oro, más la gorra para el niño y los helados, nos da un total de… veamos… más la propina y las palomitas… eh, veamos… Son 780 pesos.

─¡Esto es un robo! ¡Pero qué sinvergüenzas!

─Ya escucharon a esta dama: nosotros no mentimos. ¡Pasen!

 

************

 

Claro que la convocatoria pedía dos cuentos más para poder elegir el ganador. He aquí los otros dos textos que Héctor escribió: “Recuerdo recuperado” y “Cibercirco”:

 

************

 

RECUERDO RECUPERADO

Héctor Juárez Lorencilla

 

Mi padre jamás me llevó al circo, tuvo otras ocupaciones, siempre postergó nuestra visita. Me ilusionaba el ver tigres y leones, me entusiasmaban los poderosos caballos y los simpáticos changuitos…

Crecí, y nunca disfruté de ese espectáculo.

Ahora me conformo con una función similar: soy periodista, y voy a la Cámara de diputados a escuchar sus debates.

 

************

CIBERCIRCO

Héctor Juárez Lorencilla

El circo mecatrónico-digital de realidad aumentada es más peligroso que el real: tienes que pagar poco, pero firmas una carta responsiva por si sales lastimado, con una mutilación o de plano muerto.

Luchas contra el tragafuego, los tigres, los gorilas y los hombres fuertes. Mi hermano perdió una pierna al tratar de cruzar un pantano lleno de cocodrilos.

Yo estoy pagando para estar con los acróbatas asesinos. Me he entrenado cuatro años para entrar a la carpa.

6 comentarios

  1. Wow¡¡¡¡¡ están buenísimos los tres, no me inclinaría por uno en especial, los tres son excelentes. Felicidades al escritor.

Deja un comentario