Feria de León 2016: una probadita

\"Ya
¿Ya probaste las delicias artesanales del Pabellón Guanajuato de la Feria de León 2016?

¿Ya fueron a la Feria de León 2016?

¿Todavía no?, ¿en serio?

¿Quieren decir que aún no se han echado la primera gordita michoacana / gordita tarasca de este año?, ¿que no pasaron por los puestos de comida pensando \”Pero qué pena que no estoy embarazada para comer todo lo que quiera\”?

¿No han visto la rueda de la fortuna gigante, el carrusel al que me pienso subir con Arancita, el juego de los toros del que todo el mundo se cae mientras los demás ríen de lo lindo?

Pues yo sí: ya fui. No podía perderme el primer día ni dejar de pasar por el Pabellón Guanajuato, donde emprendedores locales colocan sus stands y te explican cómo elaboran sus productos de forma artesanal mientras te dan una muestra gratis para convencerte…

¿Qué cajeta te gustó más?, ¿y los nopales en escabeche que nunca antes probamos? Gastas lo que te queda de quincena en una bolsita de chocolate que está más bueno que el de Oaxaca, y haces planes de cuándo regresarás a zamparte una torta alemana con su papa al horno, la dichosa cebadina que sigo sin beber, y te preguntas si la siguiente vez tendrás tiempo suficiente de recorrer \”Luciérnaga, La Casita Sustentable\” de la hermana Universidad Meridiano, si al fin sabrás qué es eso del Laboratorio Mágico de Ednovi, si podrás admirar a los Voladores de Papantla o bailarás aunque sea un poquito con la banda enmascarada de ska. ¿Y mis fresas congeladas de Irapuato?, ¿y el pan de nuez de castilla, el pan de nata y el de pulque, y ese de soya que tanto me recomendaron? ¿Qué tal la milanesa de cereales?

Yo quiero un vaso de tamarindo con mango, un cappuccino con pastel de zarzamora y queso, una paleta de hielo gigante nomás que se me quite esta gripa. Quiero caminar despacio empujando la gigantesca carreola para ahora ser yo quien le estorbe a la gente.

Y que \”la cuesta de enero\” se vaya por un tubo y que me alcance para comprar los nopalitos en escabeche Valtierrilla (Sociedad Corporativa Pronopval), de Salamanca; también los nopalitos de La Rielera, del municipio de  Salvatierra; un atole de El Molino de Cabrera, de Valle de Santiago; los dulces mexicanos de Productos Aldama; el Mole SanPablo, el almendrado dulce y el picoso ranchero, de Apaseo El Alto; también el Mole Real de León; las carnes vegetarianas de NutriGOS; la miel de agave Agavex y el Tequila Huanímaro; el queso provolone ahumado y a las finas hierbas de Productos Bonalife, en Celaya, las Conservas Santa Rosa (Conservas 1998), de Santa Rosa de Lima…

…eso sin contar todo lo que me falta probar. Y explorar. Subiré sin pena los diecinueve kilos (de veinticinco) de embarazo de los que ya me deshice…

…okey, ¡no!!! Pero sí pienso tragar harrrto. Dorielotes y dorilocos, manzanas con chamoy y las cubiertas de chocolate blanco, huaraches king-size y flautas de barbacoa, sopes y enchiladas y todo, todo lo que engorde. ¡Ya me dio hambre otra vez!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: