Pobemas, pobemas, pobemas

Insomnia, 3:40am.- Pues cómo no… Si tenemos cosas buenas y no nos damos cuenta por estarnos quejando de tanta idiotez; \”como dice el dicho\”, nadie sabe lo que tiene hasta que lo ve perdido y lo más importante que poseemos es nuestra salud, la de nuestros seres queridos… y la de los aparatos electrónicos con que trabajamos, ja.

1. Descomputarizada, \”desmodemizada\”…

Compré mi HP Slimline por ahí del 2007, con un solo chequecito que gané por un solo libro de texto que corregí como freelance para Editorial Santillana de México (*suspiro al recordar mi época de vacas gordas*). Costó 11 mil pesos de entonces y era lo máximo: pantalla widescreen, el primer ratón óptico, lalala. Toda persona siente apego por algún aparato electrónico en específico: si eres melómano o deportista seguro adoras tu reproductor de mp3, si eres artista gráfico te alucinas con la marca de Steve Jobs, y los escritores amamos nuestra PC o laptop (la notebook no tanto pues pantalla y teclado son minúsculos; Ipad lo dudo pues no tiene teclado físico). Esa máquina no me dio lata hasta que comencé a compartirla con cierta persona de cuyo nombre real y/o artístico no quiero acordarme, jaja, ya saben: el clásico pantallazo azul de volcado de pila y de pronto se apaga y reinicia en scandisk, lalala.

Aparte de eso pues nada, cero problema hasta hace unos meses que comenzó a fallar con detallitos como que el mouse de pronto no reacciona o el teclado se traba, pero no por los periféricos en sí sino porque la máquina ya necesitaba su \”revisión de aceite\” (no recuerdo mis épocas de soporte técnico en Servicio Postal Mexicano, hoy Correos de México, pero creo que es la \”interfaz\” u como se llame donde se conectan todos los dispositivos de entrada y salida), amén que de buenas a primeras dejó de actualizarse solita con el Windows Update y nomás ya no quiso, o sea que en teoría jamás he actualizado la compu. Bla bla.
El colmo de los colmos fue hace cosa de ya dos semanas: un buen viernes se soltó un aguacerazo marca \”te engañaron las monjas del Simón Bolitas al jurar, entre otras muuuchas cosas, que la última lluvia fuerte del año es el 4 de octubre, día de San Francisco de Asís\” (ya lo sé, ya lo sé: qué estupidez… pero pues una que nació católica guadalupana \”a la de a yema y clara\” y se cree mitología tipo te irás al infierno si tragas de más o eres envidiosa o te la pasas \”ganosa\” o no te levantas del sillón frente a la tele, laaa laaa la). Como es usual en esta zona olvidada del Bajío de México, se tronó el transformador u lo que sea, así que nos quedamos sin luz durante más de doce horas… Eso sí, cuando la energía hizo su triunfal aparición, zas: no sólo se tronó el \”·$%&·# módem sino el monitor de mi PC y por supuesto mi bendita PC, ya saben, donde tengo tooodas mis fotos y todos mis documentos y todos mis archivos desordenados y hasta cuadruplicados por los múltiples respaldos y reinstalaciones. Así que me dicen que los supereficientísimos de Comisión Federal de Electricidad están bien buenos para embargar a los campesinos por recibos atrasados, pero a mí díganme cómo cuernos les exijo que paguen MI tiempo perdido y MI equipo dañado por culpa de sus eficienzadas. Oooh sí, se nota que le \”apagaron la luz\” a Luz y Fuerza del Centro para concentrar toda su energía (valga la frase) en mejorar CFE, SE NOTA EHHH.

Eeen fin. El sábado hablé a soporte técnico de Telmex / Prodigy / Infinitum lo que sea, y la de Mesa de Ayuda ahí dizque ayudando, ¿no? Total que levanté el reporte y la mujer preguntó si pasaba yo por el módem nuevo a partir del lunes o si lo esperaba en casa en un plazo de 24 a 72 horas… PEROOO NO DIJO QUE HORAS LABORABLES / HÁBILES, hellooo, y a mí tampoco se me ocurrió preguntar. Y miren que también fui Help Desk en Servicio Chakal Postal Mexicano \”ChakaSepoMex\” así que hasta cierto punto comprendo la ineptitud de la señora o señorita, pero que a mí no me venga con que ya no podía cambiar el reporte para no esperar mi módem en casa… ¡HASTA EL MIÉRCOLES!!! No me quedó más que aprovechar mi tiempo sin computadora y sin internet leyendo Yo Soy Charlotte Simmons, de Tom Wolfe (autor de La Hoguera de las Vanidades), 897 paginitas en cinco días.

Así que me quedé sin internet de viernes en la noche a miércoles por la tarde que por fin se apareció \”el mensajero\”, y desde entonces estoy dizque trabajando en la compu de mi esposo, pero como es su compu prefiero que él la ocupe a yo ponerme a procrastinar. El colmo de los colmos fue que aún no finalizaba el mes, y los \”·$%T\”$ de Telmex Prodigy Infinitum cortaron el servicio \”por falta de pago\”, y tú así de ahhh, pero me vas a abonar los días que no tuve servicio porque a tu Mesa de Ayuda le valió que trabajo y estudio vía internet, ¿VERDAD??? Pues se hizo el pago y, por más increíble que parezca, NO NOS RESTABLECIERON EL SERVICIO DE INMEDIATO pues tenían que revisar las facturas para hacernos la bonificación, o seaaa, puras situaciones que te hacen cuestionar cómo es posible que el hombre más avaro del mundo se haya enriquecido con una compañía tan carera y babosa. Luego de reclamar oootra vez porque ya pagamos y nos urgía internet, la la: ya tenemos internet y teléfono… y a las pocas horas suena el aparato, grabación de Telmex: \”Estimado usuario: debido a causas ajenas puede que haya un retraso en su pago\” o algo así… ¡pero si acabo de pagar, hello!!!, ¿o qué no se dan cuenta que si no hubiese pagado no habría entrado la llamada notificándome del supuesto retraso en mi pago??? De veras: así o más ridículo el asunto.

Mientras tanto, mi universidad pues \”bien, gracias\”: el nuevo centro de computación de la uni me queda a años luz, no tengo carro porque no me gusta manejar y a estas alturas aún no conozco bien la ciudad (supongo que no es lo mismo perderte en el Metro Balderas del DF que en un municipio que sólo está urbanizado en el centro: la periferia es pasto con vacas, cerros y despoblado, bah: con decirles que acá por su casa de pronto huele rarito porque resulta que, literalmente hablando, ¡pasó un maldito zorrillo!!!); gastar dinero y dinero en el ciber no es la opción empezando porque ya saben que sus teclados están más duros que la cabezota de Vicente Fox, y una que se queja del túnel carpiano y del codo de tenista, etc. Sí bajé todas las lecturas de mis tres materias, pero leer cosas de Contabilidad Financiera o Matemáticas Computacionales en la micropantallita de la notebook, no no no, una cosa es entrar a internet en el Wi-Fi del celular para hacer alguna consulta rápida, una duda, actualizar Twitter o Facebook… ¿pero echarte una lección escolar en una micropantallita sin que te dé migraña por el resto de tu vida??? Le escribí a mi tutora para explicarle las fallas técnicas, esto antes del accidente del Domi; pero para el caso pues de todas formas tengo que entregar tooodas las tareas del segundo parcial antes de este domingo a las 11:58 de la noche, así que ya sabrán la semanita que me espera. Yo no sé pero EN SERIO que ahora sí comienzo 2013 con cuatrimestre sabático, ni siquiera pienso ejercer como ingeniera y estoy estudiando más por hobbie que por \”necesitar\” un título universitario a estas alturas de mi vida artística; gracias a mi columna en el periódico retomé la literatura (y hablando de mí jajaja, ¡qué mejor! De un tiempo a la fecha ya no se me da escribir ficción, o más bien, ni se me antoja inventarle una vida a gente que ni e
xiste) y no puedo apurarme en mis proyectos personales por estarme preocupando porque me pusieron 92 en un maldito trabajo sobre \”cálculo de predicados\”, PFFFF.

2. Domi

Otra vez ando de perrenfermera… Ahora que las cosas van mejor puedo hablar con más ánimo al respecto (por algo dediqué mi columna del martes en El Heraldo del Bajío a hablar de mi otra hija, Cosita la Perruchis), pero ya son las 4:46 de la mañana y en unas horas me tengo que alistar para dar clases de primaria a dos niños brillantes (brillantemente molones jaja, no es ciertooo, la neta los a-doro), así que sólo diré que no podía dormir y bajé a descargar la verborrea contenida… y me encuentro con que Domi POR FIN está comiendo, lo cual descarta daño de riñón =) Como el pobre estuvo en el hospital el sábado y desde entonces anda con medicamento nivel Dr. House (diez gotas equivalen a una de morfina, ya se imaginarán), era cosa que nomás no quería comer y así pasó domingo, lunes, el martes no porque le compré su Pediasure y pues a jeringazo. Les contaré con detalle lo del Domi en otra ocasión, por lo pronto a\’i les encargo que hagan chonguitos y changuitos y chinguiñas para que se recupere lo más pronto posible.

¡Y disculpe ustè si por ahì se me jue algùn acento al revès, pero èste no es mi tecladooo!

Próximamente: fotos de mi visita a Aguascalientes: Museo Nacional de la Muerte, Museo de José Guadalupe Posada, Museo Ferrocarrilero.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: