Jugando a la granja…

…¡qué Farmville, ni qué!!! Chequen este hermoso tractor.

Si les digo que sho siempre me aburro mucho, mucho… ¿se nota???

La vida en provincia es de una tranquilidad que parecen vacaciones continuas. Siempre me consideré chilanga de corazón, pero ahora que vivo fuera de \”la carrera de ratas\” (como dicen los gringos), recomiendo a todo citadino que lo intente durante al menos un año: si se adaptan, seguro me lo agradecerán =)

Lo único malo de mi Rancho-Pueblo es que acá mandan los equis y los yes y sobre todo los \”última letra del abecedario\”… ¡maldito sea el crimen alfabéticamente organizado!!! Desde el sábado estaba con que me voy a meter a entrenamiento de fútbol americano, pero mi esposo da clase de maestría ese día y definitivamente no quiere que ande sola en transporte público -hello, luego de pasar toda la vida de una estación a otra del transporte colectivo Metro… si sobreviví Indios Verdes a hora pico, ¿qué me puede pasar acá???-, según que me presta el carro pero puras habas y no me gusta manejar; el martes igual que según iba a ir ahora sí ahora sí al entrenamiento, pero mi esposo fue a trabajar a otro municipio aquí cercasss y nada, y pues hoy igual… ¡Ni hablar!!!, tendré que entretenerme viendo capítulos repetidos de los Simpsons, que siempre son mejores que los de las últimas temporadas (guaccc).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: