Gaslighting

gaslighting

Gaslighting

Soy el paraguas de Britney. La Reina Isabel hace pocos días. Julian Lennon quejándose de John. Paul McCartney destruyendo Beatles. Una Yoko más para incontables odiadores.

Estoy triste.

Estar deprimida sería chantaje.

Gaslighting. Los otros afirman que es mentira. Psicólogos, adivinos y médicos. Tanatólogos que dictan sentimientos ajenos.

La Ministra de Inglaterra comenzó labores apenas dos días antes de la muerte de Isabel. La última foto mostraba de pie a la Reina. Con bastón, pero bien plantada en la Tierra.

Y lloré. Sería chantajista quejarme de estrés.

Gaslighting. Tuve que decir que lloré por la Reina.

Me vi obligada a discutir la historia sin fin otra vez. Dije no, no, no quiero, ahorita no. Contigo no en este momento.

¿De cuántas formas se ruega el respeto?

“Si a tu edad necesitas terapia”… Indícame entonces cómo procesar un duelo.

Llegó una tarde feliz de sushi. Enfermó de covid. Con el coronavirus se fue hace mes y medio. Un médico me recordó que el duelo dura seis meses.

No quiero sertralina recetada para dormir. No sufro anhedonia ni me falta libido.

Prefiero desahogarme con Amélie, Vaselina o El gran pez. Pero muerdo mi lengua para no irme tras La Nada cuando me patean estando ya en posición fetal.

El dolorcito de pecho es gaslighting. Eres tan gaslighting. ¿No entiendo por qué es tan sensible alguien que predice muertes?

Me consuela la fantasía de que me lleve La Nada. Me dio risa Cúneo brindando con champaña. Pero hace mes y medio fallecieron Lupita, mi tío Rafael Canseco, mi tía Miriam Rojas, y la otra abuela de mi hija. Solo le queda una, y su abuelo paterno.

¿Cómo se “elabora” un duelo? ¿Transitas pasivamente por negación, culpa, enojo y todo eso?

Ay, ay. Pobrecita víctima. Cumple tus labores diarias. Mejor ni menciones lo que no se habla.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: