Frida Sofía fue ficticia. Nunca estudió en el Colegio Enrique Rébsamen. Fue un invento, un reality show para tener la tele prendida una vez pasado el sismo.

Frida Sofía y el falso rescate de una niña que inventaron Televisa y la Marina

Frida Sofía se convirtió en el nombre de la esperanza.

Durante varias horas Frida Sofía simbolizó la ayuda y la solidaridad. Representó a los capitalinos rescatando a una alumna fantasma del colegio Enrique Rébsamen.

El martes 19 de septiembre, día del sismo en México, apenas si pudimos dormir. Nos pasó a casi todos en el país, sin importar dónde vivamos. Sin importar si tenemos o no familia o amigos en la Ciudad de México. Bastó con ver las imágenes de edificios cayendo. Con ver construcciones reducidas a polvo. Las estructuras que hasta hace unos días alojaban gente dentro… Muchas personas fallecieron así, dentro del hogar que durante años las albergó.

El 19 de septiembre, fecha que la Naturaleza nos ha restregado en la cara dos veces, esta vez cayó en martes. Hace tres noches nos desvelamos viendo la transmisión en nuestro canal favorito. Gente herida, cuerpos cubiertos con mantas, topos y civiles entre los escombros.

Ningún político se manifestó. Solamente las autoridades y, hasta eso, su actuación se limitó a las palabras. A dar órdenes y pronunciar discursos.

Yo no vi a Andrés Manuel López Obrador removiendo bloques de concreto.

Tampoco vi a Margarita Zavala preparando tortas de jamón para los voluntarios.

Ni vi a Ricardo Anaya entre las líneas de ayuda.

No estuvo Enrique Ochoa con una pala o un pico en la mano, o un casco de metal en la cabeza.

Tampoco supe de algún senador mezclado entre la raza. De algún diputado, algún ministro, algún alcalde o gobernador…

Igual y me equivoco. Si alguien vio a un solo político trabajando en las calles para rescatar votantes, envíenme la foto. Lo hacemos viral y lo postulamos como candidato independiente para las elecciones de 2018. Sospecho que no pasará, por supuesto.

El sismo en México causó estragos en diversos estados del país.

Me cuentan que Morelos quedó como auténtica zona de guerra. Pero los medios nacionales se ubican en la Ciudad de México. Es el lugar más poblado del mundo, la entidad con los edificios más altos. Había brigadas por todo el Defectuoso, pero la atención de la opinión pública se centró en el rescate de sobrevivientes de la escuela.

El miércoles por la mañana Televisa hizo su propio simulacro del Teletón. El gran evento anual que ya no será en diciembre sino este octubre porque ya nadie lo pela. Sin embargo, sabían que el desastre natural les traería rating. Casi todos pusimos la tele al despertar, aunque fuera para escucharla.

Yo sintonicé “Las Estrellas”, el arcaico canal 2 de Televisa. Estaba la imagen estática del Colegio Enrique Rébsamen o lo que quedó de él. La imagen estática del edificio caído. Solo se movían los rescatistas. El puño en alto para solicitar silencio absoluto. Ambas manos moviéndose para exigir a los helicópteros que se retiraran.

Así me enteré del drama de Frida Sofía, la supuesta alumna que seguía dando señales de vida. Una niña de doce años que había movido las manos, que pidió agua, que dijo que estaba cansada. Una pequeña mexicana que llevaba veinte horas atrapada entre los pisos donde estudió.

El tema se hizo viral. Era obvio. Entre más de doscientos fallecidos, queríamos ver el momento en que Frida Sofía fuera sacada de entre los escombros. Seguimos la transmisión durante horas. Yo lo hice. O estuvimos atentos a las redes sociales. También lo hice. Hasta retuiteé un: “#ULTIMAHORA ¡Rescatan con vida a Frida, alumna de la escuela Enrique Rébsamen! #sismo #CDMX”. Ni nombro al supuesto medio informativo, porque qué pena ajena para sus setenta mil seguidores.

En algún momento tuvimos que apagar la tele y apagarle al rescate de Frida Sofía.

Tuvimos que despegarnos de la computadora o del teléfono o de la tableta. Teníamos que seguir con nuestra propia rutina. Preparar la comida, limpiar un poco la casa, abrazar y atender a nuestros seres queridos. Alimentar a nuestros hijos en lugar de estar atentos al dramático e interminable rescate de la dichosa Frida Sofía.

La noche del miércoles 20 de septiembre, la incredulidad: Todavía no rescatan a Frida Sofía. ¿Frida o Fátima? ¿Cómo dicen que se llama? Los reporteros daban distintas versiones: Ya identificaron a la supuesta niña. Ya hasta hablaron con sus padres. “Una profesora fue vital para conocer su identidad”.

Luego salieron con que no se llamaba Frida Sofía: Que así le puso el rescatista para comunicarse con ella. Okay… Pero qué extraño, ¿cierto?

En Facebook compartieron una publicación: Si te sientes agotado, cansado, con sueño, desanimado, es Síndrome de Estrés Post Traumático. Todos los mexicanos estamos así. Casi todos, excepto los que saquearon escombros. Todos, excepto los que asaltaron transeúntes asustados en Puebla, estado del epicentro. Y los que se sentaron frente a la computadora para hacer memes. Los que utilizaron su ingenio para hacer chistes. Los que aprovecharon sus dotes literarias para escribir largos correos alarmistas. Ah: y un cantantillo de yo no sé dónde que dijo que estaba harto del drama de los capitalinos. WTF.

Ayer jueves 21 entré a Twitter y vi “Timmy O’Toole” como trending topic. Es el clásico capítulo de The Simpson que, por cierto, TVAzteca transmitió por la noche: Bart cae a un pozo y engaña a todos haciéndose pasar por un niño amable. Un niño que nunca existió.

Frida Sofía fue ficticia. Nunca estudió en el Colegio Enrique Rébsamen. Fue un invento, un reality show para tenernos con el televisor encendido una vez pasado el sismo. Tal vez para atraer patrocinadores. En mi caso, para seguir en línea la cobertura especial.

Por la tarde vi a #MamiTatuada. Que el medio informativo donde trabaja envió reporteros al Colegio Enrique Rébsamen… Pero solo dejaron pasar a gente de Televisa. Según Proceso, fue culpa de la Marina. José Luis Vergara, Oficial Mayor de la Secretaría de Marina, ofreció disculpas. Él fue la fuente oficial que permitió la transmisión de diez horas del supuesto rescate. También se disculpó el Almirante Ángel Enrique Sarmiento, subsecretario de Marina. Dicen que se basaron en el testimonio de rescatistas y análisis técnicos. Ahí va la bolita, a ver ahora a quién se la echan.

Por la noche Héctor dijo que fue un invento de gobierno federal. Que el Presidente de la República, si no dio la orden, debía saber de la fake news. Y que hay un video de Enrique Peña Nieto cargando cajas vacías. Un video donde el Presidente le hace al cuento, como si estuviera literalmente sudando para enviar ayuda a los damnificados.

Ya no sé qué pasó con los demás niños del colegio. No sé si fueron reales otros tres niños vivos sobre los que tuiteó Enrique Loret de Mola. Mientras, los tuiteros culpan a Televisa por el falso guion de Frida Sofía, ahora personaje de La Rosa de Guadalupe. Televisa culpa a la Marina y gobierno federal. De chivo nos hicieron los tamales.

Y los partidos políticos de México por fin dijeron que sí ayudarán con la reconstrucción. No, pos guau. Que están dispuestos… Darán migajas de los miles de millones que recibirán para sus campañas de 2018. Puro atole con el dedo. Eso les importa su tierra, sus votantes. No les importa gobernar una república democrática en ruinas.

No sé si ya empresas mexicanas donarán comida enlatada y agua. Si Bimbo apoyará con pan para los sándwiches de quienes rescatan. Si Soriana pondrá al dos por uno productos de primera necesidad.
No sé si ya empresas mexicanas donarán comida enlatada y agua.
Si Bimbo apoyará con pan para los sándwiches de quienes rescatan. Si Soriana pondrá al dos por uno productos de primera necesidad.

No sé si ya empresas mexicanas donarán comida enlatada y agua.

Si Bimbo apoyará con pan para los sándwiches de quienes rescatan. Si Soriana pondrá al dos por uno productos de primera necesidad. Lo que sí sé es que Fundación Carlos Slim dará cinco pesos por cada uno que tú dones. Lo que sí sé es que ayer vi centros de acopio espontáneos en la calle. Gente disfrazada de cirqueros que cambiaban una foto por ayuda. Vi la ropa y la despensa que están enviando los leoneses. Muchas gracias.

Esperemos que toda esa ropa, esas despensas, ese equipo de rescate lleguen a su destino. Que no lo guarden para campañas políticas. Y que no caduque el medicamento porque se quedó en bodegas. Que no revendan nada en los tianguis.

Ojalá esté satisfecho quien inventó a Frida Sofía. No sé con qué intención lo hizo, además de  reírse de nosotros con una tragicomedia. Ahora sí hay material suficiente para memes y chistes.

Vaya burla: Yo a la única Frida Sofía que conozco es la hija de la cantante Alejandra Guzmán.

2 comentarios

Deja un comentario