Libros: Giorgio Scerbanenco y el pecado

Libros: Giorgio Scerbanenco, Los siete pecados y las siete virtudes capitales Pecar es humano; actuar bien, divino… En el principio era el verbo, y la humanidad ha demostrado que nuestro verbo preferido es pecar.

La tesis de los catorce cuentos que conforman Los siete pecados y las siete virtudes capitales, del escritor Giorgio Scerbanenco (Kiev, 1911 – Milán, 1969), es simple: faltar a las normas establecidas es de lo más natural.

¿Quién puede arrojar la primera piedra si todos hemos pecado alguna vez, ya sea de pensamiento, palabra, obra u omisión?, ¿acaso el mismo Dios no mintió al decir que Adán y Eva morirían al tocar o comer el fruto del árbol en medio del Edén? En la primera parte, Giorgio Scerbanenco retoma los siete pecados capitales, enumerados por el Papa Gregorio I o San Gregorio Magno, para demostrarnos que la transgresión de las leyes divinas y las terrenales es cosa del diario, poco importa si somos aristócratas milaneses o simples mortales del siglo veintiuno.

Si en la vida real cientos de sacerdotes católicos han sido señalados por pederastia, ¿qué tendría de extraño presenciar el juicio del conde Gianfederico Marsiliani por raptar a una joven? “Lujuria” resulta inmejorable para arrancar con la lectura del tomo, y el giro de tuerca con que cierra es un ejemplo de la maestría del autor: la prometida engañada defiende a Gianfederico manipulando la verdad y “desdramatizando” las declaraciones de diversas mujeres.

  [caption id=\"attachment_564\" align=\"aligncenter\" width=\"558\"]\"Libros: Libros: Giorgio Scerbanenco, Los siete pecados y las siete virtudes capitales[/caption] Otro texto que merece ser mencionado es el de “Soberbia”: Matilde recibe al abogado más poderoso en la casa matrimonial. La esposa abandonada deja una ventana abierta en pleno invierno con toda intención pues ella es quien manda ahí, ella, aun si Giacomo Tres ya no está a su lado.

En la segunda parte del libro, Giorgio Scerbanenco retoma las siete virtudes capitales, enumeradas en el Catecismo cristiano católico como el contrapeso a estos pecados.

Hay que leer con atención “Generosidad”: el anciano rico se casa con Sandra aunque sabe que ella lo abandonará por otro, lo sabe pues escuchó a la chica recriminar a sus padres por el compromiso obligatorio. Él es quien le ha hecho un favor a la chica del hogar pobre, es él quien la libera de su ordinaria familia y le compra joyas y abrigos y un sinfín de bienes materiales. ¿Quién pierde más: la joven que huye con una pequeña fortuna que en algún momento se ha de terminar, o el anciano que experimentó la vida de casado con una “bella bruja”? Las notas al pie con referencias a la cultura de Milán y el exceso de comas entorpecen la lectura; sin embargo, hay que aplaudir las magníficas descripciones que logran transportarnos y la tensión narrativa que obliga a leer cada texto hasta el último punto. Los finales no son los esperados pero tampoco resultan sorpresivos: si en la vida real el ser humano es impredecible, ¿por qué no habrían de serlo los personajes de ficción de la Italia de la posguerra?
Otros libros de Giorgio Scerbanenco: Venus privada; Milán, Calibre 9; Los milaneses matan en sábado; Demasiado tarde; Ladrón contra asesino; Doble juego; La chica del bosque; Traidores a todos; Muerte en la escuela.

Reseña de Jéssica de la Portilla Montaño.

 
BIBLIOGRAFÍA: Giorgio Scerbanenco, Los siete pecados y las siete virtudes capitales, traducción de Cuqui Weller, Ediciones Akal, Madrid, 2010, 248 pp.
]]>

1 comentario en “Libros: Giorgio Scerbanenco y el pecado”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: