Texto literario: Ser tu mamá.

Texto literario: Ser tu mamá.

TEXTO LITERARIO:

SER TU MAMÁ.

Jéssica de la Portilla Montaño.

 
La primera vez que te vi aún no nacías. No eras más que un puntito indistinguible en mi vientre.
Yo quiero ser tu mamá durante noventa y nueve años.
Y si la ciencia lograra hacernos casi inmortales, quisiera ser tu madre noventa y nueve años más.
Quiero que sean mis brazos los que te carguen con todo y túnel carpiano de escritor, sin importar cuánto peses.

Quiero llegar del periódico cada madrugada y no dormir de inmediato porque me exiges que ya te alimente.

O regresar de la oficina a la hora que sea y encontrar tus párpados cerrados mientras sueñas que eres mi bebé.
Seré quien platique cuántos pañales ensucias y con qué gracia lo haces.
Seré quien presume cada nuevo fonema que forman tus labios. Y quien harte a sus conocidos por publicar cien mil veces las mismas fotos con apenas unas variaciones.
Despierto diario innumerables veces para alimentar al lucero que gatea entre mis sábanas. Dormito apenas a la espera de sentir tu menor movimiento y evitar que te escapes, que caigas o te golpees.
Sacaré tus moquitos con la uña del meñique en lo que aprendes a usar un pañuelo. Me seguirás jalando el cabello y presumiré moretones porque aún no entiendes que me produces dolor. Aguanto las lágrimas cada que estoy lejos y antes de despedirme de ti en los días laborables. Río a tu lado ante todos tus gestos y hoy descubro el amor como no lo había experimentado, como nadie me advirtió que era posible llegarlo a sentir…
Porque no puedo decir que estoy enamorada de ti en la clásica acepción de la palabra, pero es un hecho que te amo.
Porque no puedo negar que desde que decidí concebirte mi mundo cambió, y cambió para bien porque mi casa y mi hogar eres tú.
Quiero ser quien te escriba palabra a palabra como este texto literario. Construiré un castillo inviolable e inamovible donde te sientas segura y en verdad lo estés. Ya no deseo cambiar el universo sino hacer de tu vida la más hermosa y feliz, contestar tus preguntas y plantearte otras nuevas mientras agradezco que tú seas hoy y siempre mi pequeña y preciosa hijita.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: