Bullying en México: Emilia – Saga: “Escuela, ¿para qué?, por Héctor A. Ortega

Bullying en México: Un motivo para educar a tus hijos en casa

Bullying en México: Emilia

Saga: “Escuela, ¿para qué?”Héctor A. Ortega

Emilia acaba de cumplir doce años. Su aspecto bonachón contrasta con la seriedad que adopta cuando responde mis preguntas. Parece hacer un esfuerzo sobrehumano. Algunas veces, incluso, se toma el tiempo de voltear hacia sus padres buscando autorización para responder ciertas preguntas. Ellos tratan de animarla a tomar la iniciativa. Pero llega el momento en que la niña se echa la frondosa cabellera rizada sobre la cara. Así avisa que no está dispuesta a continuar con la entrevista.

Su padre es un hombre de aspecto serio pero afable. Me confía que Emilia se ha vuelto retraída. No le ha ido bien en la escuela a pesar de ser una niña muy estudiosa y extremadamente dedicada.

─¿Qué le pasó? ─pregunto.

─Emilia sobresalió en las actividades escolares desde pequeña. Siempre animosa y participativa parecía hacer todo con una facilidad inaudita. Le gusta la escuela. Nunca mostró esa pesadez que caracteriza a otros niños cuando se trata de levantarse temprano para ir a clases. Cursó los primeros grados de manera sobresaliente.

Deserción por bullying o acoso escolar

─Pero en cuarto grado comenzó a sufrir agresiones por parte de sus compañeras. La tachaban de barbera con las maestras. Poco a poco las niñas la fueron condicionando a bajar su rendimiento y no mostrar entusiasmo en las actividades escolares. Por obvias razones las calificaciones bajaron y el promedio se desplomó. La situación se tornó tan hostil que ella misma nos pidió que dejáramos de llevarla a la escuela. Accedimos con la advertencia que el siguiente ciclo escolar tendría que regresar. Vimos en ese receso la oportunidad de que mi hija tomara un descanso.

Bullying en México: Emilia – Saga: “Escuela, ¿para qué?, por Héctor A. Ortega
Bullying en México: Emilia – Saga: “Escuela, ¿para qué?, por Héctor A. Ortega

Sin ganas de regresar a la escuela para evitar el bullying

─Por la naturaleza de mi trabajo y el de su madre, comenzó a acompañarnos a viajes. Se relacionó con adultos que están estudiando posgrados. Esto la motivó para regresar a la escuela. Pero cuando llegó el momento de inscribirla en el nuevo ciclo escolar, la niña se mostró muy renuente a regresar. Decidimos ingresarla en una escuela diferente. Le costó trabajo comenzar de nuevo. Lentamente fue recobrando la confianza. Desafortunadamente su dedicación generó celos entre varios compañeros.

Bullying y agresiones físicas

─Nuevamente hubo agresiones que al no encontrar respuesta se fueron incrementando al grado de llegar al maltrato físico. Es complicado para ciertos niños aceptar que existen otros a los que sí les apasiona la escuela. Hay quienes trabajan diariamente por aprender, que son constantes por decisión propia. Y, sobre todo, que entienden la importancia de los estudios. Esto último tal vez fue aprendido indirectamente: Su madre y yo estamos dedicados a la investigación. Siempre hemos estado vinculados con instituciones educativas.

La escuela: lugar peligroso para el bullying

─Pero también entendemos que la escuela se ha vuelto un lugar riesgoso. El docente, con múltiples tareas por cumplir, se encuentra entre la espada y la pared en los casos de bullying. Automáticamente se convierte en cómplice, protector y en ocasiones hasta precursor de la violencia. Esta última, en realidad, se genera en el hogar.

Opción: trabajar en línea desde casa

─Cuando Emilia nos confió lo que estaba ocurriendo, decidimos ir a la escuela. De mutuo acuerdo con las autoridades del plantel, encontramos la mejor solución. Mi hija trabajaría vía correo electrónico con su Miss. Sólo se presentaría a la escuela a presentar exámenes cada bimestre. Estos nunca se aplicaron en el salón de clases sino en la Dirección. Así logró terminar el quinto grado.

─¿Cómo llegaron conmigo? ─pregunté.

─Hace un tiempo, mientras estábamos en Argentina, conocimos a una educadora española. Nos habló del modelo de escuela en casa. Nos confió que ella no pisó una escuela hasta la universidad. En su caso, los motivos fueron más de índole religioso. La educación recibida de sus padres, comparada con la de los chicos que sí iban a la escuela, resultó mejor. Le comentamos el caso de nuestra hija. Ella inmediatamente nos proporcionó la información necesaria para comenzar a trabajar con Emilia.

Validación de estudios en INEA

─ Incluso, a pesar de no conocer México, la maestra nos indicó que el INEA era la institución a la que teníamos que acercarnos para validar los estudios. Desafortunadamente, la primera experiencia fue desastrosa. Recibimos un mal trato por parte de las personas a las que nos acercamos para pedir apoyo. Durante un par de semanas nos dedicamos a preguntar entre nuestras amistades o compañeros del trabajo si alguien conocía un lugar de confianza donde nos pudieran dar el servicio. Gracias a una persona de intendencia que trabaja con nosotros en la universidad, supimos de un círculo de estudios de confianza. La señora terminó ahí sus estudios de secundaria.

Plaza Comunitaria obligatoria

─Comentamos lo ocurrido en el primer sitio al que acudimos y para evitar repetir la experiencia se ofreció a llevarnos. Para nuestra mala suerte, la asesora nos dijo que para lograr la certificación de Emilia, de acuerdo a las condiciones que le planteamos, teníamos que acercarnos a una Plaza Comunitaria. Únicamente ahí podríamos encontrar el servicio en línea que requerimos para la niña. Así que buscamos en internet y dimos con esta escuela.

El señor termina de platicarme la historia de Emilia.

Me dirijo a ella. Le hago saber que al presentar la boleta de quinto grado se revalidarán 7 módulos de los 12 a cursar. Emilia sonríe tímidamente y me pregunta en cuánto tiempo podrá terminar la primaria. Esto depende de:

* La rapidez con que ella termine de contestar sus módulos.

* Que presente los exámenes que, sin excepción, son presenciales

* Y que acredite los cinco módulos restantes.

Por los viajes que sus padres tienen programados y a los que ella se suma, calculamos cinco meses. Emilia parece desinhibirse un poco. Es ella misma quien acomoda la documentación para realizar el registro.

Burocracia en el INEA

Emilia se muestra ansiosa por comenzar sus estudios. Desafortunadamente, en el INEA los trámites nunca se realizan en los tiempos mencionados. La parte burocrática hace los procesos más largos. El alta de la niña tarda tres semanas.

La ilusión de Emilia

Los primeros dos módulos los responde en dos semanas. Pero un viaje de trabajo de sus padres impide que presente los exámenes hasta pasadas seis semanas, con resultados satisfactorios. Diez días después se dan de alta los siguientes dos módulos, mismos que resuelve en quince días. Los exámenes se aplicarán una semana después. Si los acredita y se resuelve el último módulo en el menor tiempo posible, obtendrá el certificado en cuatro meses. Esto le dará la oportunidad de inscribirse en una secundaria escolarizada. Su ilusión es volver a una escuela normal.

**************

Si te interesa acreditar tus estudios y vives en la Ciudad de México o en el Estado de México, ponte en contacto con el autor Héctor A. Ortega al correo:

profesorhector_ao@hotmail.com

4 comentarios

  1. Pfff, qué difícil papel de los maestros. Sobre todo en escuelas privadas, son blancos perfectos para los alumnos pero es demasiado pedir que estén capacitados para controlar todo y aparte enseñarles. 🙁

Deja un comentario