MamiTatuada

Luchonas y Feminazis: víctimas del machismo (II) – MamiTatuada

Luchonas y Feminazis: víctimas de una sociedad que normaliza el machismo (II)

Texto: MamiTatuada

\"Logotipo

Lee la primera parte aquí:

Feminazis y Luchonas: víctimas del machismo (I) – MamiTatuada

  Estamos tan acostumbrados a señalar, a criticar a las mujeres por actuar de cierta manera, que olvidamos que nosotros mismos estamos muy lejos de ser perfectos, olvidamos que hay días en los que no actuamos como deberíamos, que se nos pasan las copas, que somos impulsivos, que a veces odiamos a otros y amamos a los equivocados… Nos olvidamos que antes de pertenecer a un grupo, somos humanos con defectos y virtudes, a los que obviamente nos gustaría que nos recordaran más por las cosas que hacemos bien, en lugar de ser señalados constantemente por nuestros tropiezos.

Como dije, no quiero entrar en el eterno debate sobre feminismo en la sociedad, pero quisiera invitarlos a reflexionar y darnos cuenta de lo mucho que pueden doler nuestras palabras, quiero invitarlos a dejar de normalizar las ofensas hacia un grupo de mujeres que luchan por sus derechos (“Luchonas”), dejar de compararlas con uno de los más grandes genocidas de la historia (“Feminazis”) y pensar que actuamos bien por ello.

Me preocupa que la violencia es aprobada cuando se aplica a alguien que “no piensa como yo” y se aplauda el hecho de agredir a una mujer (u hombre) porque me parecen absurdas sus creencias. Me preocupa que se ridiculice el hecho de que una mujer quiera igualdad, como si fuera gracioso el solo pensarlo… Me preocupa que una madre soltera sea tachada como “fácil” o “puta” por haberse separado de su pareja o haber quedado embarazada… Pero sobre todo, me preocupa que estos agresores se sientan superiores por burlarse y no se den cuenta de que la educación machista que han recibido, sea la que habla por ellos y la que ya domina su vida… Ya basta de esto, no es nuestra obligación que todos nos caigan bien, mucho menos estar de acuerdo con todos, de hecho yo misma ni siquiera estoy de acuerdo con muchas cosas que promueve el feminismo moderno, pero lo único que sí debemos hacer como sociedad, es crear humanos más conscientes y respetuosos. Vamos a intentar respetar más, vamos a intentar dejar de juzgar, hay que tener presente que no conocemos las historias que hay detrás de cada lucha. Por ser luchona te hacen un meme: [caption id=\"attachment_1101\" align=\"aligncenter\" width=\"1024\"]\"Luchonas Luchonas y feminazis, términos despectivos para las víctimas de una sociedad del machismo[/caption]]]>

Feminazis y Luchonas: víctimas del machismo (I) – MamiTatuada

Feminazis y Luchonas: víctimas de una sociedad que normaliza el machismo

Texto: MamiTatuada

\"Logotipo

No quiero meterme en polémicas ni discursos moralistas de que si es necesario o no el feminismo para la sociedad. A decir verdad no me considero feminista y cualquier grupo extremista me parece nefasto. Pero cuando las agresiones físicas o psicológicas se hacen notar en contra de un grupo que lucha por sus derechos y oportunidades, es cuando debemos preocuparnos por el tipo de sociedad que estamos creando. O por lo menos permitiendo.

He visto que se señala mucho a dos tipos de grupos conformados por mujeres. Por un lado tenemos a las feministas, mal llamadas feminazis. Y por el otro a las madres solteras. Ambos grupos tienen una cosa en común: Son señalados y humillados por personas que no solo no comparten sus ideales, sino que las consideran una burla y un estereotipo. Vamos a explicarlo más a detalle y a “definir” en qué consiste cada grupo, según los agresores.

Feminazis: Son mujeres feas, gordas por lo general, que odian a las mujeres delgadas por considerarlas “sumisas”. Odian a los hombres por ser potenciales violadores y los creadores del patriarcado opresor. No se depilan las axilas por ser un claro ejemplo de opresión de género.

Luchonas: También conocidas como la “Kimberly” o la “Brittany”. Son mujeres de clase baja que gustan de la música banda y el reggaetón. Son madres solteras que por lo general tienen más de un hijo de diferentes padres. Encargan a sus “bendiciones” con la abuela para ir a beber los fines de semana y conseguir pareja o tener sexo.

No me preocupa el hecho de que se usen estos términos para referirse despectivamente a cierto tipo de mujeres. Lo preocupante es que se considere que las descripciones deberían ser ofensivas. Es decir: Una mujer no tiene permitido ser gorda, ni fea. Mucho menos dejarse crecer los vellos de las axilas. Por supuesto tampoco tiene permitido embarazarse de dos hombres diferentes. Ni mucho menos salir a beber los fines de semana.

Continuará.

[caption id=\"attachment_1096\" align=\"aligncenter\" width=\"800\"]\"Feminazis Feminazis y luchonas: víctimas de una sociedad machista[/caption]]]>

Navidad: La amo… ¡la odio! – MamiTatuada (Nueva voz en TMP)

Navidad: La amo… ¡la odio!

Texto: MamiTatuada

\"Logotipo

Fotografía: Jessie Morales

   

“Amodio” la Navidad.

El “amodio” (amor-odio) al que me refiero es un sentimiento muy difícil de explicar: por un lado me gusta el ambiente que se genera en el aire al comenzar las primeras horas de diciembre, pero por el otro me molestan bastante las religiosísimas tradiciones que inundan cada esquina… (Sí: ya sé que originalmente se trata de una celebración religiosa que representa la “natividad – nacimiento” del Salvador de todos los creyentes del cristianismo.) En mi familia (bueno, sólo mi mamá y yo) jamás hemos sido creyentes, pero eso no significaba que no disfrutáramos de estas fechas, ya que por ser vacaciones eran los días en que podíamos viajar a Tampico a ver a la familia: cenar juntos, darnos regalos y disfrutar de nuestra mutua compañía, misma que durante el año nos era negada debido a las múltiples ocupaciones y el infortunio de no vivir en la misma ciudad y estar a doce horas de distancia… Eran buenos tiempos. Pienso que se le da demasiada importancia a algo que no debería tenerla.

Recuerdo que en la escuela me molestaban por celebrar la Navidad sin ser creyente, hasta que un día desistí de celebrarla.

No estoy segura de qué fue lo que pasó, tal vez la presión de la religión o de los religiosos que se negaban a compartir su fecha para que yo pudiera ver a mi familia, o si dejó de parecerme congruente la celebración… Entonces me convertí en una grinch que “amodiaba” estas fechas. Así mi triste historia… No hay enseñanza, no hay reclamo, nada ha cambiado: sigo amando y odiando a la vez esta celebración. [caption id=\"attachment_972\" align=\"aligncenter\" width=\"1024\"]\"Navidad: Navidad: La amo… ¡la odio! La \”amodio\”.[/caption]   MamiTatuada es editora y poeta de clóset. Ama los tatuajes y el arte. Es melómana y romántica empedernida. Lee su blog personal: mamitatuada.wordpress.com]]>

A %d blogueros les gusta esto: