Ex novio imbécil: Don Pedro, el santo milagroso y yo. Por Kassandra Hakluyt (Kassandra Bloodkiss).
Autor invitado

Ex novio imbécil: Don Pedro, el santo milagroso y yo – Kassandra Hakluyt

Ex novio imbécil: Don Pedro, el santo milagroso y yo

Texto e ilustración: Kassandra Hakluyt

(Kassandra BloodKiss)

Tengo un ex novio que es imbécil. La oración anterior es un pleonasmo pues por deficinión todo ex novio lo es. Pero este ex novio destaca en mi lista de idiotas pues me sigue insistiendo luego de diez años sin vernos.

Hace tres años comenzó enviando un correo para saludarme, como si fuera de gran importancia para mí el saber que sigue vivo. Me sorprendió más que nada el que, en efecto, siga vivo aunque le gusta amanecer a diario con Don Pedro adentro -me refiero al brandy- y prefirió seguirlo haciendo después de mi ultimátum sobre ir juntos a Alcohólicos Anónimos.

Aún recuerdo la carcajada que soltó por teléfono ante mi sugerencia. Entonces yo vivía en la Ciudad de México, porque nací en León pero estudiaba en el entonces llamado Distrito Federal. Mi ex novio, tan comedido que era, se ofrecía a llevarme de ida y de regreso con tal de vigilarme, y no hubo ocasión en que no tomara carretera sin dejar que antes lo tomara su amado Don Pedro. Yo no decía nada pues él me llevaba algunos otoños y ya estaba muy pero muy grandecito para saber lo que hacía, y en esos tiempos yo no salía de casa sin mi “pache-kit”: al menos una pizca de mota, hitter o pipa o el trozo de zanahoria, encendedor o cerillos, gotas para los ojos, goma de mascar con sabor a hierbabuena para disimular el aroma a hierbamala.

 

Ex novio imbécil: Don Pedro, el santo milagroso y yo. Por Kassandra Hakluyt (Kassandra Bloodkiss).

Ex novio imbécil: Don Pedro, el santo milagroso y yo. Por Kassandra Hakluyt (Kassandra Bloodkiss).

Pero un día cualquiera decidí que ya estaba harta de mi vicio, de que su vicio fomentara el mío y viceversa. Fui a Narcóticos Anónimos y comprendí que no lo iba a superar mientras siguiera con él. Terminamos, y seguí sin superar mi enfermedad pero al menos lo intentaba.

No es que yo haya sufrido mucho que digamos cuando no supe más sobre ese ex novio: casi de inmediato anduve con un tipo con el que duré como cuatro meses pero por quien escribí 300 páginas de una novela que jamás publiqué; tuve un “prometido” que hasta me dio un anillo de zirconia barata aunque nos poníamos mutuamente los cuernos, y de un día para otro dejé la licenciatura de la Ciudad de México y me regresé a León, donde ahora estoy tan a gusto sin encontrarme en persona con nadie de ese pasado inmundo.

Continuará.

3 pensamientos en “Ex novio imbécil: Don Pedro, el santo milagroso y yo – Kassandra Hakluyt

  1. Pingback: Santo milagroso, ex novio imbécil, Don Pedro, y yo - Kassandra Hakluyt

  2. Pingback: Sueños de una darketa: La saga continúa - Cuento

Deja un comentario