Sobre el video de la madre que le pega a su hija por subir fotos semidesnuda a Facebook

UPDATE: No he podido leer los comentarios que me han dejado en este blog desde hace unas semanas =S No sé si es culpa de Disqus o de Blogger, el caso es que no hallo la forma de leerlos. 
 
Pero me interesa saber su opinión: por favor escríbanme un tuit a @todomepasa o un comentario en Facebook.com/TodoMePasa.
 
En instantes podrán leer la opinión profesional del Lic. en Educación Primaria y Lic. en Leyes, Héctor Juárez Lorencilla, sobre este texto.
 

 

Seguramente ya vieron el dichoso video: una baaárbara madre agarra a cinturonazos a una escuincla de según 13 años porque, luego de bloquear a la mamá de su Facebook, la mujer descubrió que la niña no sólo se tomaba fotos en ropa interior sino que etiquetaba a todos y cada uno de sus amigos para que le dieran “Like”. Así que primero le da dos tres cintazos con la consigna de capturar todo en video para subirlo a Facebook, al fin que la niña quiere ser “famosa”. Comienzan los golpes y la niña se ríe, así que la madre se sigue: ¡paaaz!, ¡zas!, ¡pum!

A mí de niña me dieron mis buenos cates, tal vez no a ese grado (o como a otros que les tocaba que les rompieran palos en el cuerpo) pero la mayoría por babosadas que ni al caso: ¿dos tres ganchazos de metal por no haber colgado el abrigo gris? Y cuando le hablaron a mi jefa del Colegio Las Rosas porque me fui de pinta en primero de secundaria, creo que ni me castigaron: más bien le habrá dado “risa” a mi madre que haya pasado horas enteras transbordando por todas las líneas del Metro para conocer la Ciudad de México y leer en los caminos subterráneos.

Les comparto uno de mis múltiples traumas de la niñez: un dizque “noviecito” que tuve a los 10 años, un tal Gerardo Nieto, me hizo llegar el rumor con mi vecina Vanessa de que quería regresar conmigo… así que le aventé un papelito desde mi piso preguntándole si era cierto. En lugar de esto, los muy ojetes (porque dirán mierda y media sobre la generación actual, pero no olviden que a nosotros también nos tocó el bullying y nadie hacía escándalo entonces) copiaron mi letra para hacer como que yo le escribí a otra fulanita que la quería golpear y no sé qué. Mi mamá, por supuesto, le creyó más a su queridísima vecina Lorena Galán, o a la Anabel Nieto o a quien sea que le haya ido con el chow… claro, ¿por qué le iba a creer a su propia hija si siempre fui medio mentirosita compulsiva precisamente para salvarme de mil castigos??? Quedé tan resentida, no por la guamiza sino porque mi madre no creyó en mí, que pasé una o dos semanas en casa de mi Ana Madrina.

Seamos sinceros: la mayoría de los niños fuimos bastante cabroncitos, si no naaadie nos diría frases célebres como el “ya las pagarás cuando tú tengas hijos”. A casi todos nos dieron nuestros buenos guamazos, y afortunadamente seguimos aquí, siendo personas seudoprovechosas que no se meten en grandes líos y que aman a sus padres así hayan pasado más tiempo en la oficina que con uno porque, ustedes saben, alguien tiene que proveer el dinero para vivir.

Ahora, regresando a la cagotiza que le pusieron a la mocosa del video:

Medio planeta anda indignadísimo con el caso de “violencia intrafamiliar”, “abuso infantil” y demás. Yo, como siempre que no tengo nada bueno que hacer, me puse a investigar más y encontré un link (http://www.dailymail.co.uk/news/article-2613651/Shocking-video-Caribbean-mother-brutally-whipping-daughter-12-belt-posing-semi-nude-Facebook-goes-viral.html) que dice en resumen:

Esto fue en Trinidad y Tobago, la niña tiene 12 años, todo comenzó porque la madre descubrió mensajes de texto de la escuincla con un chavo que la quería convencer de tener sexo… Ahí fue cuando la madre entró al Facebook de la susodicha (si los de Facebook descubren que tienes menos de 13 años borran tu cuenta) y… se encontró con la sorpresita de que la niña de 12 años, diciendo que tiene 21, posteó ene fotos suyas en ropa interior (no creo que lleguemos a ver las fotos, son pornografía infantil; y que la escuincla agradezca que no está en Estados Unidos donde si eres menor de edad y te tomas fotos XXX te acusan penalmente por crear pornografía infantil).

La familia consta de 3 hermanas y 1 hermano. El papá se largó de la casa y le dice a la hija que no quiere saber nada de ella, motivo por el que la escuincla anda de rebelde (nota al margen: no sé por qué demonios medio mundo escribe “revelde”, vaya, hasta Silvia Pasquel cuando compartió fotos de “Qué pobres tan ricos” en Acapulco) y totalmente descarriada.

Días después la hija y otra hermana subieron un video (que aún no encuentro, o que más bien no he buscado) para apoyar la correctiva de la mamá, decir que la aman y que ella lo hizo por la niña, para que no salga embarazada a su edad o termine en la calle, etc. Y la señora en entrevista dijo que está dispuesta a ir a la cárcel por “abuso infantil” si eso sirvió para que la niña no haga tonterías.

TOOOTAL que este caso está envuelto en la polémica. Si bien la mayoría coincide en que se le pasó un poco la mano con los golpes, SÍ está de acuerdo con que le haya dado su buen ‘tatequieta antes de que la niña termine quitándose lo que le queda de ropa con cualquier chavito menso que difícilmente se hará responsable de un niño siendo él mismo un niño. Basta con leer los votos a favor y en contra de los comentarios en la misma página de Daily Mail:

¿Que yo qué opino???

Precisamente porque de niña me dieron dos tres golpes por tonterías que ni al caso, porque en verdad nunca hice cosas taaan graves, siempre he dicho que nunca jamás y por nada del universooo le pegaré a mis futuros hijos. Mi esposo es de la opinión contraria, y pues él tiene mucha más experiencia con niños que yo.

Luego de ver este polémico video llego a la conclusión de que trataré de no pegarle a mis futuro hijos por tonterías, PERO sí habrá cosas que ameriten unos zapes en la cabeza: que roben, que anden “toqueteando” a terceros (¿sí me explico?), que falsifiquen firmas… actitudes que puedan crear futuros delincuentes.

Apenas esta semana terminé de leer El sueño más dulce, de la premio Nobel Doris Lessing (tal vez luego, si me acuerdo y si tengo ganas y tiempo, les haré un post tipo reseña o de opinión al respecto). El libro está ubicado al principio en Inglaterra, los años 60: casi todos los “críos” son lo que hoy conocemos como NiNis (ni trabajo, ni estudio, ni hago ni madres con mi vida). Tanto la abuela Julia como la mamá Frances Lennox y miles de adultos se preguntan: ¿pero por qué esta generación nos salió así? Vivían como 10 críos en la casa porque todos odiaban a sus padres, no compraban ropa ni libros porque era más “patriótico” robar, y ya ni hablemos de la revolución sexual y los abortos. El hijo mayor de Frances, que años después se titula en dos carreras, de momento está con una adicción a la marihuana y además tiene anorexia; el hijo menor, en vez de desahogarse con su terapeuta, va y le grita a su madre tooodos los motivos por los que la odia a ella y a su padre, el camarada Johnny.

Ok, era la década de 1960, apogeo del paz y amor… Pero, en resumidas cuentas, el libro te hace ver lo miiismo que los papás hoy día alegan: ¡Es que les dimos todo! Es que ellos tienen más oportunidades, se les deja vivir en casa hasta que se gradúan (eso si se gradúan, y eso si se van de casa), tienen internet, tienen teléfonos con cámara, bla bla bla. Supongo que en los 60s los papás no le daban ni un manazo a los “críos”, ¡iba en contra del espíritu!!!

Aquí en casa (es un decir) tenemos el caso de una ex alumna de entonces maso 13 años que empezó de loquita con un tipo de 26 que tiene una hija con la vecina de enfrente. Cuando la familia se dio cuenta se armó el relajo, se la llevaron unas semanas a vivir con una tía porque el degenerado le dio un beso en la boca, lalala. Todo esto me lo contó la hermana (que, para colmo, salió con su domingo siete a los dieciséis… les digo), y yo le dije que si necesitaban asesoría legal para denunciar al tipo por pedofilia, ahí estábamos. La mamá, como se imaginarán, ni se presentó, de hecho casi casi pintaron su raya. Bla. Un año después resulta que la NIÑA de ahora 14 años ya de plano anda con el fulano, besándose en la calle y demás sin importarles que la mamá de la bebé y la colonia entera los vea. Le pregunté a la abuelita si acaso la mamá ya le dio permiso, y contestó que no sabe, que ella por su parte ha tratado de todo para alejarlos pero pues no, ahí andan, sonrientes y tomados de la mano. No faltará quien diga que el amor no tiene edad, y más que la escuincla ésta se ve mucho más desarrolladita. Aún así me parece una desviación de la naturaleza por parte de este vago (porque es un vago, de esos que se la pasan chupando tranquilos en la calle casi del diario) que esté seduciendo a una escuincla que ni 15 años tiene. Pero, como le dije a mi esposo: ¿a quién le dan pan que llore? La obvia responsable es la mamá de la niña, quien pudo haber denunciado penalmente al pervertido ése por intentar meterse con una mocosa de 13, pero no lo hizo y pues ahora espero que ella sí sepa cuidarse. Igualmente, sobre la hermana mayor que parió a los 17, la mamá pudo haber obligado al papá pues el embarazo se dio a los 16 años, cuando el delito es estupro (sexo consensuado con adolescente de 16 ó 17 años de edad), pero pues no hizo absolutamente nada. En fin, cada quien.

He dicho. Al que no le parezca, pues que haga todo lo contrario a lo aquí escrito, ¡a ver si se acuerda!

Un comentario

  1. A los diez años te fuiste a casa de tu madrina porque tu mama te pego y no creyó? Na que mal andamos acá a los diez años jugamos con muñecas y ni sabemos lo que era tener novio. Y la verdad fuimos felices y bien educados. Lo que trato de transmitir a mis hijas junto a mi marido. Y por la madre que pego a su hija por mostrar desnudos en su cuenta social. Bien echo!!! Muy bien. La próxima va a pensar dos veces en hacer algo similar.

Deja un comentario