Cuento de Navidad – Manuel Arduino Pavón (Regalo navideño)

Brilló la estrella en el cielo. Los pastores cayeron al suelo asombrados. El carpintero corrió hacia el establo, espantado. Los tres visitantes desconocidos rieron de felicidad. La esposa del carpintero tuvo dolores de parto.
A medianoche nació. La llamaron María, como la madre. Uno de sus hermanos la tuvo en brazos.
-María -le dijo- yo conozco tu secreto. Tú naciste para que naciéramos todos, para que naciera yo.

Leer Artículo →

Navidades, Inc. – Liberto Guerrero (Nueva voz en TMP)

Por fin lo vi cambiar su ridículo traje de terciopelo rojo, fue a Sears y compró de contado una camisa a cuadros y un par de jeans deslavados de corte slim fit, se calzó sus nuevas botas de gamuza todoterreno, se peinó la barba y el bigote, se tiñó el cabello; se nota que tiene un asesor de imagen nuevo que lo transformó de anciano bueno a emprendedor maduro, centrado, pero todavía hogareño. Mató a Rodolfo, donó cada kilo, cada hueso, toda su carnita y su nariz, todo lo mandó a San Luis, para el festejo de los quince años de Rubí.

Leer Artículo →

Navidad: La amo… ¡la odio! – MamiTatuada (Nueva voz en TMP)

El “amodio” (amor-odio) al que me refiero es un sentimiento muy difícil de explicar: por un lado me gusta el ambiente que se genera en el aire al comenzar las primeras horas de diciembre, pero por el otro me molestan bastante las religiosísimas tradiciones que inundan cada esquina…
(Sí: ya sé que originalmente se trata de una celebración religiosa que representa la “natividad – nacimiento” del Salvador de todos los creyentes del cristianismo.)

Leer Artículo →

Música prostituida – Jessie Morales (Nueva voz en TMP)

Ya no podremos sentir más esa impresión al escuchar por primera vez una canción nueva de nuestro cantante favorito, ni esa ansiedad por volver a encontrarla en alguna otra estación, tener que esperar hasta poder escucharla nuevamente, al punto de tratar de recordar cómo iba el tonito, el coro, los sonidos que tenía, a veces hasta días después teníamos la oportunidad de poder disfrutarla, y esa vez tratar de grabarnos al menos el coro.

Leer Artículo →

Ana Segovia: Un cumple muy singular (cuento)

Lilia miraba por la ventana, parecía que iba a llover pues el sol se estaba ocultando atrás de una nube.
—Lilia –preguntó la madre–, ¿quieres salir a dar un paseo?
—No, mamá, ¿no ves que va a llover?
—¿Cómo crees? El sol se ha metido detrás de esa gran nube, pero no hay más nubes como para que llueva.
—¿No ves cómo se ha oscurecido todo y se siente la humedad de la lluvia? –replicó Lilia, molesta.
—Está bien, Lilia, si no quieres no salimos…

Leer Artículo →

Cuentos infantiles: Cenicienta casi

Entonces tenía siete años. Mi cuerpo era el de un bebé agigantado. Con esos brazos regordetes y las piernas esponjosas y saltarinas, habría sido justo ser llamada querubín. Tenía mi misma cara que a los tres, que a los cinco. Distraída. Salvo dos hoyuelos en la mejilla izquierda, ninguna otra belleza. Siempre simple.
Es cierto que a los siete el cuerpo y el pelo habían mutado de su forma original, pero poseían el mismo tono ámbar, el mismo olor mío de siempre, dulzón. Siete años era la medida para calcular el “siempre” y entenderlo casi.

Leer Artículo →

Cuentos para niños: Manuel Arduino Pavón

Un niño lloraba desconsolado.
Un anciano se acercó y le preguntó qué le ocurría:
-El faquir dobló mi moneda con su mirada.
-¿El faquir?
-Es la única moneda que tengo y ya no podré comprarme comida.
-Muéstrame tu moneda doblada.
El niño obedeció.
-Ten una moneda del mismo valor y dame la doblada.

Leer Artículo →