Mamá preuniversitaria

…y no lo digo por mí, que llevo como veinticinco millones de años siendo “universitaria” y que apeeenas ando en plan de “premamá”. No: lo digo por mi señora jefa, quien siempre ha sido motivo de orgullo en la familia aunque también haya sido una “oveja negra” en su juventud, jajaja, y cómo no, vean nomás la clase de hija que le tocó… ¡una latosa, igual que ella! Para quienes no me siguen en mis redes sociales (Twitter.com/TodoMePasa y Facebook.com/TodoMePasa), dejen los regaño después de presumirles lo que andamos supercelebrando: Como muchos de ustedes saben, me casé el viernes 6 … Continúa leyendo Mamá preuniversitaria

SAT, SHCP, IETU y robo de tubería en León

Necesito internet para mi trabajo, eso es un hecho. Aun si el resto del planeta y del universo considera que lo que sea que yo hago con mi inútil y procrastinador tiempo disponible es todo menos “trabajar”. …diiigo, en especial porque YA NO contribuyo al fabuloso y siempre creciente Producto Interno Bruto PIB, esto a raíz de que los ENCAJOSOS tiburones del Servicio de Administración Tributaria SAT me cobraron veinte mil pesotes de “multa” por no pagar a tiempo impuestos que hoy ya ni existen, como el estúpido e incomprensible Impuesto Empresarial a Tasa Única IETU. ¿Pues qué los del … Continúa leyendo SAT, SHCP, IETU y robo de tubería en León

Courtney Stodden: ni un pelo de tonta

Alguien debiera actualizar la frasecita de Schopenhauer: hay mujeres tan pero taaaan “tontas”… que hasta usan extensiones para simular más greñero. (Sí: nos gusta tener cabello, ¿y? ¿Envidia o coraje, peloncillo de laaarrrgas ideas que cambiaron el universo?) Para muestra basta un copo de caspa del plástico cráneo de la Kim Kardashian: la gran fortuna de su familia los Kardasshole (aprox 300 milloncitos de dólares, a’i ustedes digan) comenzó con los recibos de honorarios de su papi, el controversial abogado de futbolistas que presuntamente asesinan a sus propias esposas mientras embarazan a la esposa del abogado defensor… …pero, seamos honestos: … Continúa leyendo Courtney Stodden: ni un pelo de tonta